En las clases se hace música de manera informal y divertida. De forma conjunta, adultos y niños cantan y bailan, tocan instrumentos, miran ilustraciones en los libros de canciones, inventan rimas graciosas, cantan patrones tonales y rítmicos y experimentan una amplia gama de variedades musicales rítmicas y melódicas. También se canta mientras la profesora toca un instrumento musical. En resumen, se trata de hacer música y no limitarse a escucharla pasivamente. Las clases incluyen breves explicaciones para los padres con el objetivo de que entiendan e impulsen el desarrollo musical de sus hijos.