Aunque Music Together no es un programa de enseñanza de inglés, muchas familias valoran la oportunidad de exponerse al idioma que ofrecen nuestras canciones sin que repercuta en la efectividad del aprendizaje de los contenidos musicales. Las ilustraciones de los libros ayudan a adivinar el significado de las letras, sea cual sea el idioma que estén aprendiendo los niños. Además, actividades como improvisar nuevas letras en el idioma materno estimulan la creatividad de los niños, y también se incluyen canciones sin letra que permiten que niños y adultos asimilen mejor ciertos contenidos musicales al aprender melodías sin «distracciones» extramusicales.